Clasificación del dolor


Para individualizar el tratamiento del dolor es importante clasificarlo inicialmente, aunque dicha clasificación no aborda la naturaleza multifactorial del dolor crónico intenso. Generalmente, el dolor se puede clasificar según su duración, su patogénesis, su localización y su causa.

 

 

Clasificación del dolor en función de su duración

El dolor agudo es parte del sistema protector del cuerpo. Actúa como señal de alarma de dolor inminente o real. En este sentido, el dolor tiene una función importante en el mantenimiento o restauración de la integridad física.

El dolor agudo forma parte del sistema de protección del organismo y tiene una evidente función de alerta o protección. Está causado por una agresión o daño externo o interno y su intensidad se correlaciona con la intensidad del estímulo desdencadenante.

Sin embargo, el dolor también puede experimentarse ocasionalmente en ausencia de daño en el tejido y su intensidad puede no ser proporcional a la lesión original. Éste es el caso del dolor crónico. Este dolor  puede no presentar relación directa con la situación desencadenante y llega a convertirse en una enfermedad en sí misma, constituyendo un desafio terapeútico especial.

 

 

Clasificación según la patogénesis

Dolor nociceptivo

El dolor que está causado por la presencia de un estímulo doloroso sobre los nociceptores se denomina dolor nociceptivo.

El dolor nociceptivo en su forma aguda tiene una importante función biológica (o evolutiva), ya que advierte al organismo de un daño inminente y le informa de un daño o lesión en un tejido.

Dependiendo del lugar de origen, se distingue entre dolor somático y dolor visceral.

El dolor somático se subdivide en dolor superficial (dolor cutáneo) en las membranas de la piel o mucosas (por ejemplo, heridas menores, quemaduras de primer grado) o dolor profundo en músculos, huesos, articulaciones, ligamentos, tendones, vasos sanguíneos, fascias (por ejemplo, esguinces, roturas de huesos, dolor miofascial). El dolor somático profundo tiende a ser un dolor sordo, mientras que el dolor superficial es inicialmente agudo y posteriormente se convierte en sordo.

El dolor visceral se origina en las vísceras u órganos del organismo. Por ejemplo, el dolor abdominal o dolor torácico. Se caracteriza por ser un dolor sordo difícil de localizar y que frecuentemente está acompañado por reacciones del sistema nervioso autónomo. El dolor visceral puede irradiar hacia otras zonas a nivel de la piel ("dolor referido").


Dolor neuropático

El dolor iniciado o causado por una lesión o disfunción primaria en el sistema nervioso se llama dolor neuropático.1

El dolor neuropático (DN) se produce como resultado de un daño en las fibras nerviosas, por lo que el impulso dolorose procede de las propias estructuras neuronales en lugar de la estimulación de las terminaciones nerviosas. No obstante, el dolor se proyecta hacian la región inervada por el nervio correspondiente ("dolor proyectado").

El dolor neuropático se puede clasificarse en función de la estructura afectada, por ejemplo, un nervio periférico, una raíz nerviosa o el sistema nervioso central (médula espinal, cerebro). Parece que no tiene una función útil y es una situación anómala. Frecuentemente es difícil de diagnosticar y de tratar

Algunos de los tipos más desconcertantes de dolor crónico, como la neuropatía diabética, el dolor en el miembro fantasma, la neuralgia post-herpética, son de origen neuropático. Una proporción significativa de los pacientes que sufren dolor lumbar crónico o dolor oncológico presentan un componente neuropático además del componente nociceptivo.

 

Conozca más sobre el dolor neuropático


  Fisiología del dolor neuropático

Dolor psicógeno

El dolor psicogénico está causado por los procesos mentales de la persona que lo sufre y no por causas fisiológicas inmediatas.

El dolor puramente psicogénico es raro, y su incidencia está frecuentemente sobreestimada. Sin embargo, con frecuencia, el dolor crónico tiene un componente psicológico secundario que tiene como resultado una presentación mixta (por ejemplo, dolor psicosomático).

 

Clasificación según su lugar de origen

El dolor también se puede clasificar en función de su localización, por ejemplo, dolor abdominal o lumbar. En el año 2007, el Eurobarómetro1 mostró las localizaciones más comunes del dolor crónico que restrigen las actividades diarias de los pacientes que sufren dolor


Localizaciones del dolor crónico que limitan la actividad diaria
(% de pacientes que experimentan dolor localizado durante 3 meses o más)

 


Bibliografía:
European Commission Health in the European Union: Special EUROBAROMETER 272, 2007. http://ec.europa.eu/health/ph_publication/eb_health_en.pdf

 

Clasificación según la causa

Los pacientes experimentan dolor por varias razones. Este puede ser debido, por ejemplo, a un procedimiento quirúrgico, artritis, degeneración de las articulaciones, huesos o nervios, tumores, lesión física grave (dolor por traumatismo) y lesión o sobreesfuerzo de los músculos.

Las razones más frecuentes de dolor crónico en los pacientes son la artrosis, el dolor lumbar y dolor oncológico.