El punto de partida es una evaluación completa del dolor


El punto de partida para un tratamiento efectivo del dolor es una evaluación clínica completa.

La exploración y la evaluación del paciente con dolor crónico precisan una anamnesis completa del paciente. Se debe evaluar no solo la historia del dolor del paciente y los antecedentes médicos generales, sino también los de tratamientos del dolor previos y una evaluación detallada de los factores psicosociales.

La historia del caso es el pilar del conocimiento y del diagnóstico de las enfermedades con dolor crónico. Se deben explorar las causas subyacentes del dolor y se deben tener en consideración las enfermedades concomitantes, porque pueden contribuir al dolor o pueden ser diagnósticos pasados por alto que empeoren el dolor. Se debe determinar la condición física del paciente, su estado psicosocial y su estado funcional, con factores como el estado de ánimo, el sueño y las habilidades de afrontamiento.

La anamnesis también contribuye y refuerza una relación médico-paciente estable basada en la confianza y la empatía. Cuando haga falta, se pueden iniciar exploraciones adicionales o derivaciones. En todo momento se debe informar al paciente, y debe colaborar con las evaluaciones planificadas.

 

 

La medición del dolor es más que medir la intensidad del dolor

Escalas de dolor

Durante la exploración inicial, y durante la monitorización del tratamiento, el paciente debe evaluar la intensidad del dolor. Como no hay métodos objetivos prácticos para medir el dolor, debemos recurrir a escalas para obtener información. El registro de la intensidad del dolor siempre es subjetivo. Sin embargo, la ventaja es que el médico obtiene una idea directa de la percepción del dolor por el paciente1-4.

 


Mientras que en el dolor agudo las preguntas se pueden restringir a un número pequeño, la evaluación del dolor crónico precisa un análisis completo del procesamiento general del dolor, incluyendo la percepción del dolor y la experiencia y la conducta relacionadas con el dolor, por ejemplo la percepción del dolor, la discapacidad y el deterioro debidos al dolor, la calidad de vida o la depresión. 


Los síntomas del dolor son variables

Además, es importante la caracterización del propio dolor. Por ejemplo: El dolor neuropático localizado (DNL) a menudo se describe con síntomas como fulgurante, urente, punzante, o como una descarga eléctrica.

Las herramientas como cuestionarios, herramientas de evaluación, escalas de dolor y herramientas diagnósticas son útiles para una evaluación completa y correcta del dolor.


Diario de dolor

Para la monitorización terapéutica es útil que el paciente lleve un diario de dolor. En un diario de dolor los pacientes pueden reseñar la intensidad del dolor, la administración de medicamentos, los efectos secundarios, las actividades y el bienestar. Esto ayuda al médico a encontrar el tratamiento correcto para el paciente individual y los objetivos terapéuticos acordados conjuntamente. También precisa la colaboración activa del paciente y le implica más en el tratamiento.

 

Bibliografía
1 Ragab AA. Validity of self-assessment outcome questionnaires: patient-physician discrepancy in outcome interpretation. Biomed Sci Instrum 2003;39:579–84.
2 Younger J, McCue R, Mackey S. Pain outcomes: a brief review of instruments and techniques. Curr Pain Headache Rep 2009;13:39–43.
3 Downie WW, Leatham PA, Rhind VM, Wright V, Branco JA, Anderson JA. Studies with pain rating scales. Ann Rheum Dis 1978;37:378–81.
4 Josephine Teo. Systematic Review of unidimensional Pain Assessment Tools.