Es esencial una buena comunicación entre el médico y el paciente


La comunicación eficaz entre el paciente y el médico es muy importante para una evaluación y tratamiento adecuados del dolor crónico.

El dolor, en concreto el dolor crónico, es un fenómeno complejo y es difícil definirlo debido a la naturaleza subjetiva y muy individual de la experiencia del dolor. La definición actual de la IASP señala que el dolor es siempre subjetivo, que se puede producir dolor sin daño de los tejidos, y que el dolor siempre es un estado psicológico1. El punto de vista actual sobre el dolor es que afecta a la actividad del SNC, las emociones, los pensamientos y las creencias de forma simultánea2.

 

La percepción del dolor depende de muchos factores

 

Conocimiento de la situación del paciente individual

Por este motivo, el establecimiento de fines y objetivos terapéuticos individualizados se basa en el conocimiento de la situación del paciente individual. Los planes de tratamiento se deben basar en la combinación de conocimientos relacionados con factores como: historia del dolor del paciente, evaluación completa del dolor que lleva a un diagnóstico del dolor, y objetivos individualizados y centrados en el paciente.

La buena comunicación entre médico y paciente es fundamental para un tratamiento eficaz del dolor crónico. En las consultas con un paciente con dolor crónico es necesario estar verdaderamente centrado en el paciente. Para ello hacen falta buenas habilidades de comunicación verbal y no verbal. También es importante mantener conversaciones en un ambiente que permita el foco de atención en el paciente.        

El médico y el paciente deben formar una colaboración basada en una buena comunicación. Esto ayudará a los pacientes a desarrollar un cambio de actitud mental en relación con su percepción del dolor, y a tener objetivos asequibles para la reducción del dolor.   

Un paciente implicado de forma activa y que asume la responsabilidad en el tratamiento del dolor es un paciente capacitado y motivado. Los pacientes deben comprender la necesidad de cumplir el plan de manejo y tratamiento, y se les debe apoyar en la discusión de los miedos, las preocupaciones y las incertidumbres.

El tratamiento eficaz del dolor comienza con un equipo de médico y paciente motivado que ha elaborado un plan de tratamiento realista.

 

Bibliografía
1 Turk DC, et al. In: Ashburn MA, et al., editors. The Management of Pain. 1998. p. 235-48.
2 Galer BS et al. A Clinical Guide to Neuropathic Pain. 2000.